20121201024838-6.-guayamin-2.jpg


 30/11/2012 20:46:33                  

 

El ya fallecido pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín ha rebasado la condición de Pintor Iberoamérica y ha llegado hoy a la universalidad, afirmó el intelectual cubano Abel Prieto, quien se encuentra en Ecuador en el contexto de los festejos por el décimo aniversario de la Capilla del Hombre.

  

«Oswaldo —y Fidel (Castro) lo sabía—, rebasa esa condición», enfatizó Prieto tras la inauguración en Quito de la casa-taller-museo, última morada de Guayasamín. 

El también asesor del presidente Raúl Castro dijo que el pintor ecuatoriano, como los grandes artistas antiimperialistas y anticoloniales, ha pagado un precio por sus ideas y principios. 

Lamentablemente —indicó—, en el mundo los circuitos de legitimación artística e intelectual están en manos de un mercado que favorece la frivolidad, la tontería, ideas coloniales del arte y lo ha reducido a la vulgar condición de una mercancía en el modelo hegemónico. 

«Guayasamín no tiene que ver con eso. Toda su obra es una denuncia muy fuerte a la humillación de la criatura humana por los poderosos», afirmó el escritor cubano. 

Refirió que en su obra hay una denuncia contra todo atentado a la dignidad humana, y los artistas portadores de ese mensaje pagan un precio por esa coherencia. 

En el caso de Guayasamín  —expresó—, fue siempre consecuente con sus ideas y nunca las cambió por colocarse y no hizo concesiones por un espacio promocional. 

Al respecto, señaló que es preciso dar la lucha para que los circuitos de intelectuales y los núcleos de resistencia cultural se articulen mejor y creen un valladar frente a la oleada fascistoide y deshumanizadora. 

Prieto consideró muy importante el hecho de que el foro académico por los 10 años de la inauguración de la Capilla del Hombre, ideada por Guayasamín, haya abordado la idea del humanismo, de «capa caída» con el neoliberalismo. 

En su criterio, ese sistema redujo al ser humano a cifras frías e intentó educar al mundo en el egoísmo, individualismo y en la falta de solidaridad. 

Estuve recordando por estos días en Ecuador la frase de Fidel (Castro) de globalizar la solidaridad, y todos estos esfuerzos y empeños son intentos con ese propósito, agregó. 

Dijo que precisamente la obra de Guayasamín está plagada de ternura y sentimientos de amor por el prójimo y sobre esto se ha hablado por estos días en Quito, donde también sesionó el festival de la canción Todas las voces todas. 

Exaltó, además, la labor extraordinaria de la familia del pintor para reabrir la vivienda de Guayasamín, contando con el apoyo de patrocinadores en el propósito de exhibir la extraordinaria colección de arte precolombino y colonial del artista ecuatoriano. 

«Oswaldo dejó aquí para el pueblo ecuatoriano y para los pueblos de nuestra América una excepcional colección que es todo una lección sobre los orígenes de nuestra cultura y memoria cultural», comentó. 

Recordó que el líder histórico de la Revolución cubana comprendió el alcance de la obra del creador ecuatoriano y lo apoyó en su proyecto de la Capilla del Hombre, una verdadera catedral al ser humano, además de proponerlo como Pintor de Iberoamérica, aclamado como tal en una Cumbre Iberoamericana en La Habana. 

Manifestó que esta nueva instalación quiteña va a convertirse en un gran monumento a la memoria cultural en momentos en que en el mundo existe una crisis de valores impulsada por el neoliberalismo. 

 

(Fuente: PL / Yurién Portelles)