20121115222844-f201211141613351621254532.jpg


6/11/2012 16:30:05

 

La mayoría de la población quiere que el gobierno invierta más dinero en atender a la cada vez mayor población de ancianos del país, según una encuesta de internet. De los 8.476 chinos encuestados, el 80% pidió que más dinero vaya a parar al sistema de atención de ancianos en los próximos 10 años.

 

La mayoría de los encuestados nacieron en la década de los 70 u 80, y más de la mitad admitió tener problemas para hacerse cargo de sus mayores por culpa de la presión del trabajo y el coste de vida.

Otras inquietudes planteadas en la encuesta, realizada por el Centro de Encuestas Sociales del diario China Youth Daily, son la escasez de centros de asistencia y servicios de rehabilitación, así como los problemas relacionados con los seguros de salud.

«Mi madre tiene enfermedades crónicas y tiene que ir al médico con frecuencia», dijo Li Zhiyang, de 33 años, que durante mucho tiempo acogió a sus padres en su casa de Pekín.

«Tuve que llevarlos de vuelta a Chongqing porque el seguro médico de mi madre no podría ser utilizado en la capital.

«El coste de vida en Pekín no es nada bajo. Sin seguro social, mis padres estaban muy preocupados», dijo Li, quien como muchos jóvenes de familias de un sólo hijo, trabaja lejos de casa.

El envejecimiento cada vez más rápido de la población ha hecho que problemas como la atención a personas de edad avanzada sea un tema de mayor importancia.

China tiene más de 190 millones de habitantes mayores de 60 años desde 2011. De acuerdo con estimaciones del gobierno, en 2050 un tercio de la población tendrá más de 60 años.

Según la encuesta, sólo el 5,5% de los encuestados dijeron que piensan llevar a sus padres a un asilo.

Sin embargo, las residencias de ancianos están cada vez más llenas, sobre todo en Pekín y Shanghai.

«Muchas personas solicitan una plaza en nuestro asilo pero no hay camas suficientes», dijo un empleado del Hogar de Bienestar Social N°3 que no quiso ser identificado.

Shanghai cuenta con 625 residencias, que albergan un total de 97.000 camas, lo que equivale aproximadamente al 3% de la población anciana de la ciudad. La situación es similar en Pekín, que cuenta con residencias con capacidad para 82.000 camas.

De acuerdo con un informe de agosto del Instituto de Investigación Filantrópica de China, afiliado a la Universidad de Pekín, en China sólo hay 300.000 cuidadores, pero la mayoría de ellos no están calificados para desempeñar ese trabajo.

Según el informe, se necesitarían unos 11 millones de cuidadores para atender las necesidades de 33 millones personas de edad avanzada con discapacidades.

«Los gobiernos deberían elaborar políticas que garanticen una atención adecuada de las personas mayores, parte esencial de un desarrollo estable», dijo Lu Hanlong, profesor del Instituto de Sociología de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai.

«Es necesario un fondo de pensiones y un sistema de bienestar social para los ancianos. De esta manera, no se tendrán que preocupar por sus necesidades básicas después de jubilarse», dijo.

La encuesta del diario China Youth Daily mostró también que cerca del 64% de los encuestados quiere que el gobierno ofrezca planes de pensiones a todos por igual, y el 52% dijo que se debería eliminar la brecha existente entre los planes de pensiones de las ciudades y los de las zonas rurales.

En la actualidad, los seguros médicos cubren a un 98% de la población anciana de las zonas rurales, frente al 8,9% en el año 2000, según el Comité Nacional de China para el Envejecimiento.

«El Gobierno debería hacer más aportaciones al sistema y ofrecer seguro de asistencia médica y rehabilitación, necesidades tan básicas que el sistema de seguro social actual no cubre», dijo Lu.

 

(Fuente: China Daily / Wang Hongyi)