20121025235812-campesino-platanos.jpg

 

25/10/2012 17:52:27

 

La indeseable y sorpresiva visita de Sandy,  teniendo en cuenta el breve tiempo entre su formación y azote, dejó una estela de graves daños en la región oriental del país, pero a Villa Clara solo llegaron las lluvias asociadas al fenómeno que reportan más beneficios que perjuicios a la agricultura.

 

Las abundantes precipitaciones sí han afectado un número todavía por definir de semilleros de tabaco y se orientó por parte de la dirección provincial de la Agricultura, aplicarle fungicidas de inmediato para garantizar la postura de la campaña que está en sus inicios, por lo cual aún resulta posible su total recuperación.

Cosechar con la mayor agilidad todo el arroz maduro constituye la solución para evitar cualquier pérdida de ese importante alimento que le evita importaciones al país, al igual que la yuca, que se pudre  con rapidez en  lugares bajos donde el agua se estanca, aunque en esta época del año no es notable la existencia de ese cultivo.

En el café las lluvias aceleran la maduración del grano,  pero la actual resulta una cosecha pobre y ya están listos los  estudiantes movilizados en las montañas del plan la escuela al campo para dar respuesta a la demanda de conjunto con las fuerzas propias.

El plátano, la malanga y otros cultivos agradecen las precipitaciones y en la rama forestal permiten dar el impulso final a la siembra de árboles, aprovechando la humedad del suelo para asegurar la supervivencia de las posturas.

Para el ganado mayor son benditas estas lluvias, dado que extienden en el tiempo la humedad, que se traduce como vida para los pastizales, o lo que es lo mismo, alejan la temida temporada de sequía porque todavía no es un problema resuelto en todas las unidades la siembra de caña y kingrás.

La información en concreto se puede simplificar en que en sentido general las precipitaciones asociadas al huracán Sandy, que llenan los embalses necesarios para el riego, reportan innumerables beneficios para la agricultura villaclareña.

 

(Fuente: CMHW / Jesús Álvarez López)