20120827194912--chavez-26f20ec8.jpg

 

27/08/2012 13:54:41

 
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, condecoró y ascendió con carácter postmortem a los guardias nacionales muertos y a otros miembros de ese cuerpo por su actuación tras la explosión en la madrugada del sábado en la refinería de Amuay, en el noroeste del país.



El acto estuvo precedido de una misa castrense en honor de los miembros de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada), principales víctimas de la explosión de gas en Amuay, que ha causado al menos 41 muertos y más de 80 heridos.

La mayor parte de los fallecidos eran miembros de la GNB o familiares que se encontraban en las estructuras de viviendas del Destacamento 44, unidad encargada de la seguridad Centro Refinador de Paraguaná (CRP), uno de los mayores del mundo.

«Pedir por ellos, reconocer justamente como hemos hecho otorgándoles un ascenso, merecido ascenso postmortem a los soldados que allí fallecieron reconociendo al mismo tiempo el esfuerzo de miles y miles que se activaron», dijo el presidente venezolano tras la misa.

El gobernante condecoró, además, el estandarte del destacamento 44.

Chávez dijo que está «comprometido a la atención integral» del problema que ha generado la explosión en toda la comunidad tanto en el aspecto material como en el espiritual.

Indicó que hoy estuvo en el lugar en el que se produjo la explosión, donde se sigue luchando contra el fuego que aún afecta a dos tanques de gasolina y que no ha podido ser extinguido en el curso de la jornada.

«Lo que se respira allí, en miles de trabajadores y trabajadoras es eso espíritu, espíritu de lucha y de batalla», expresó.

Luego volvió a criticar a quienes han especulado con los posibles problemas de mantenimiento o una fuga de gas no atendida a tiempo para explicar el accidente.

«Lamentable y tristemente todavía hay quienes en nuestro país se prestan para jugar con la muerte para jugar con la tragedia», afirmó.

«Mientas dure esa candela (en la refinería) (…) van a seguir algunos dándole y dándole, tratando de generar pánico, miedo; y como siempre o casi siempre el único culpable aquí se llama Chávez»,aseveró.

Aseguró que se investigará a fondo lo ocurrido sin desechar ninguna hipótesis.

El presidente venezolano terminó recordando a los fallecidos exclamando que «la victoria de la patria libre e independiente (…) convierte y convertirá todas esas muertes, todos estos dolores, todos esos sacrificios, en vida eterna».


(Fuente: El Mercuio/EFE)