20120720035252-felicidades-tata-mandela.jpg

 

 

19/07/2012 21:49:03

 

94 años cumple hoy el líder tutelar de Sudáfrica. La ocasión ha multiplicado los homenajes, las buenas acciones y también los debates críticos sobre la mejor manera de continuar su combate y su obra de reconciliación. 

 

Héroe de la lucha contra el régimen de la segregación racial, Tata Mandela o papá Mandela, como le llaman con respeto y afecto, es noticia regularmente por cuestiones de salud. 

Y desde hace cuatro años, esta fecha que daba pie a fiestas en presencia de estrellas o dignatarios extranjeros, es celebrada en familia. 

En enero de 2011, Mandela fue hospitalizado por una infección respiratoria y, en febrero pasado, para someterse a unos exámenes. 

Las últimas noticias, facilitadas por el presidente Jacob Zuma, que el pasado miércoles almorzó con él en Qunu (sur), Mandela se encuentra «bien de salud [...] Fue un placer verlo, como siempre. Yo estaba particularmente contento de poder felicitarlo antes de su próximo cumpleaños. También le informé de que, como siempre, todos los sudafricanos esperan el día 18 para poder desearle un feliz cumpleaños de todas las maneras posibles», declaró el presidente sudafricano en un comunicado. 

Zelda la Grange, que fue su secretaria particular, también declaró a la radio que lo encontró «en forma» y «mimado por su familia y por el equipo médico que lo rodea». 

Desde hace un año, Nelson Mandela vive entre Johannesburgo y Qunu, su pueblo natal, donde se ha instalado en mayo en su casa una vez renovada. 

Mandela, que se retiró de la vida política en 2004, no pierde de vista su país, asegura a la AFP su viejo amigo y compañero de celda Ahmed Kathrada, de 82 años. «La última vez que lo vi, hace cosa de un mes, estaba ocupado leyendo sus diarios», confió recientemente Kathrada. «Ojalá que pueda seguir con nosotros mucho tiempo más y nos pueda dar consejos», dice. Los dos hombres permanecieron juntos en la cárcel 26 años. 

Nelson Mandela fue liberado en 1990 tras 27 años de reclusión. Dirigió las negociaciones que permitieron la transición, sin guerra civil, hacia la democracia multirracial. 

La última aparición pública del primer presidente negro de Sudáfrica (1994-1999), fue en 2010, en el Mundial de Fútbol organizado por su país. Desde entonces, las ocasiones de verlo están reservadas a sus allegados, a jóvenes talentos que acuden a actuar para él, o a la televisión, como cuando se empadronó en octubre o recibió la llama del centenario de su partido, el Consejo Nacional Africano (ANC). 

Aunque no sea festivo, el día de su cumpleaños es una fecha muy especial. Este miércoles, a las 08H00 (06H00 GMT), miles de escolares entonaron un «Happy Birthday, Madiba», el nombre de clan tradicional de Nelson Mandela. Una iniciativa a la que los organizadores esperan sumar 20 millones de voces. 

El Mandela Day está reconocido desde 2009 por la ONU como un llamamiento mundial a consagrar 67 minutos de nuestro tiempo a ayudar a nuestro semejantes como homenaje a los valores defendidos por el primer presidente negro de su país. Esos 67 minutos corresponden a los 67 años que ha consagrado a su combate político. 

Este espíritu no agrada a todo el mundo. Un editorial del diario negro The Sowetan recordaba la semana pasada que Mandela tampoco es sor Teresa de Calcuta. «No se sacrificó para que el mundo se reduzca a una operación caritativa, en el que una raza o una clase oprime a otra y una vez al año realiza actividades de patronato insultantes y cosméticas, dar un poco de comida, desembarazarse de dos o tres prendas de vestir sucias», fustigaba el editorialista, y concluía que Mandela sería honrado de forma más apropiada con manifestaciones contra las injusticias y desigualdades. 

 

(Fuente: ANP/AFP/radionederland)