20120718125940-quemen-los-uniformes-chinos.jpg


 

18/07/2012 6:55:00

 

La polémica en Estados Unidos tras conocerse que los uniformes que llevarán los atletas de ese país en Londres 2012 son fabricados en China ha llegado a este país asiático, donde su prensa oficial ha calificado hoy de «hipócritas» a aquellos políticos estadounidenses que han sacado a la luz esta controversia.

 

La polémica es, en opinión de la agencia estatal china Xinhua, una muestra de «nacionalismo de cortas miras», así como un hecho que «viola el espíritu original de las Olimpiadas».

«La furia sobre los uniformes olímpicos estadounidenses es otro ejemplo de la violenta y, a veces, ridícula pelea política que se vive en el Capitolio en un año electoral, dominado por el crecimiento económico y la creación de empleo», indica Xinhua.

La controversia nació cuando medios estadounidenses desvelaron que los uniformes que los atletas de ese país iban a vestir en los inminentes JO —de la marca local Ralph Lauren— habían sido fabricados en factorías chinas.

La tensión se disparó cuando un senador demócrata, Harry Reid, reprendió al Comité Olímpico de Estados Unidos por la decisión y señaló que esos uniformes «deberían ser quemados», unas declaraciones que Xinhua califica de «pasmosas».

El Comité Olímpico de Estados Unidos se defendió asegurando que Ralph Lauren, famoso diseñador de ropa estadounidense, fabrica la mayoría de sus diseños en países extranjeros, incluida China.

De todos modos, y tras la presión política y mediática, tanto el comité como la firma Ralph Lauren se comprometieron a que en las próximas Olimpiadas, las invernales de Sochi 2014 (Rusia), el equipo estadounidense solo usará uniformes fabricados en su país.

«Al criticar a Ralph Lauren por importar trabajos, los políticos quieren recoger ganancias políticas como héroes que crean trabajo y para atraer el apoyo de los votantes (...). Si la acusación está justificada, ¿por qué el Parlamento estadounidense no prohíbe a sus miembros que políticamente representan a su país de usar cualquier cosa o producto elaborado en el extranjero?», se pregunta Xinhua.

«¿Quemaría Reid su Blackberry, o sus electrodomésticos, y la mitad de su guardarropa porque todos fueron hechos en China?», concluye el artículo de Xinhua.

 

(Fuente: EFE/Excelsior)