20120621160654-malunggay.jpg


 

21/06/2012 9:59:47

 


 

LA ALIMENTACIÓN Y EL EMPLEO SANO

 

«Están las condiciones creadas para que el país comience a producir masivamente Moringa Oleífera y Morera, que son además fuentes inagotables de carne, huevo y leche, fibras de Seda que se hilan artesanalmente y son capaces de suministrar trabajo a la sombra y bien remunerado, con independencia de edad o sexo». (Reflexiones: Fidel Castro /17 Junio 2012)  

 


 

 

La Moringa oleífera es un árbol de crecimiento muy rápido, resistente a la sequía y se beneficia de algún pequeño aporte de fertilizante. Las hojas poseen un porcentaje superior al 25% de proteínas, esto es tantas como el huevo, o el doble que la leche, cuatro veces la cantidad de vitamina A de las zanahorias, cuatro veces la cantidad de calcio de la leche, siete veces la cantidad de vitamina C de las naranjas, tres veces más potasio que los plátanos, cantidades significativas de hierro, fósforo y otros elementos. 

La planta no alcanza gran altura, hasta unos 10-12 metros. La copa es poco densa, de forma abierta, tirando a sombrilla (tipo acacia), el tronco puede ser único o múltiple (más común único). El sistema radicular es muy poderoso. Las otras especies del género presentan una gran variedad de formas y características. Las flores son de color crema y aparecen principalmente en las épocas de sequía, cuando el árbol suele perder las hojas. 

Su fruto consiste en una vaina, parecido a una legumbre, pero de sección triangular, de unos 30-45 cms. de longitud. Las semillas son negruzcas, redondeadas y con un tejido a modo de «alas». Originaria del Subcontinente Indio, actualmente está ampliamente distribuida por los trópicos donde ha sido introducida por su carácter ornamental. 

Todas las partes de la planta son comestibles. El contenido de proteínas, vitaminas y minerales es sobresaliente. El sabor es agradable y las diversas partes se pueden consumir crudas (especialmente las hojas y flores) o cocinadas de diversas maneras. La madera, frágil y blanda apenas tiene otro interés que la elaboración de carbón vegetal o pulpa de papel, de excelente calidad en ambos casos. Las semillas son de mucha utilidad como uno de los mejores floculantes naturales conocidos y se emplean ampliamente en la depuración y purificación de aguas fluviales y aguas turbias. También se emplea en la clarificación de miel y del jugo de la caña de azúcar. 

La semilla de Moringa contiene un 35 % de aceite. Es un aceite de muy alta calidad, poco viscoso y dulce, con un 73 % de ácido oleico, de calidad por tanto similar al aceite de oliva. Empleado en cocina, no se vuele rancio, muy bueno para aliño de ensaladas. También puede tener interesantes aplicaciones en lubricación de mecanismos y fabricación de jabón y cosméticos. Este aceite arde sin producir humo, es apto por tanto como combustible para lámparas. 

Los subproductos derivados del procesado de la semilla forman una torta muy indicada como fertilizante natural con un alto contenido en nitrógeno.

Las hojas constituyen uno de los forrajes más completos que se puedan imaginar. Muy ricas en proteína, vitaminas y minerales y con una palatabilidad excelente las hojas son ávidamente consumida por todo tipo de animales: Rumiantes, camellos, cerdos, aves, incluso carpas, tilapiuas y otros peces herbívoros. 

La Moringa tiene aplicaciones medicinales muy variedades, especialmente en sus países de origen. Las hojas son muy útiles en la producción de biogás. De las corteza se extraen fibras aptas para elaboración de cuerdas, esteras y felpudos. Las hojas trituradas se emplean en áreas muy remotas como agente de limpieza. De la madera se puede extraer un tinte azulado de interés industrial. También se extrae, de la corteza, una goma con varias aplicaciones. De esta goma y de la corteza en sí también se extraen taninos, empleados en la industria del curtido de pieles. 

Alimento Humano 

La Moringa oleífera posee cualidades nutricionales sobresalientes y está considerada como uno de los mejores vegetales perennes. La hojas de Moringa pose un porcentaje superior al 25% de proteínas, esto es tantas como el huevo, o el doble que la leche, cuatro veces la cantidad de vitamina A de las zanahorias, cuatro veces la cantidad de calcio de la leche, siete veces la cantidad de vitamina C de las naranjas, tres veces más potasio que los plátanos, cantidades significativas de hierro, fósforo y otros elementos. 

Difícilmente se puede encontrar un alimento más completo. Además el sabor es agradable y se pueden consumir frescas o preparadas de diferentes maneras. Los frutos verdes, las semillas y las raíces también son comestibles. 

Los frutos, o vainas verdes  se consumen cocidos. Saben como judías verdes o habichuelas. Tienen valor comercial en la India, que las exporta frescas o enlatadas, son muy poco conocidas fuera de las comunidades hindúes. Las vainas maduras se pueden sumergir en agua hirviendo, con un poco de sal, por algunos minutos. Se abre la vaina y se extraen las semillas ya listas para comer. El sabor es parecido al de los garbanzos. También se pueden consumir tostadas, muy nutritivas. 

Las hojas tiernas se preparan hervidas de la misma manera, también sirven para potajes y otros platos variados. Crudas se consumen en ensaladas. El sabor es ligeramente picante, intermedio entre el berro y el rábano. Las raíces de los árboles muy jóvenes (prácticamente en semillero, de poco más de un palmo de alto) son tuberosas, con una raíz principal muy gruesa, a modo de pequeña zanahoria, el sabor es picante, parecido al de los rábanos. Las flores se comen en ensalada. 

No sólo es importante tener en cuenta el valor de la moringa como alimento, sino también el hecho de que puede ser uno de los escasos vegetales disponible durante los periodos secos. 

Alimento para el ganado (forraje) 

En ensayos constatados en diversas partes del mundo con ganado vacuno, porcino, ovino, caprino u avícola se han constatado importantes incrementos en el rendimiento, tanto de ganancia de peso como de producción de leche. Estos resultados han sido, como es lógico, mucho más espectaculares en animales con una dieta deficiente que en otros con dieta equilibrada. 

Ejemplos: Biomasa, una organización de desarrollo en Nicaragua, ha constatado que suministrando hojas de moringa en un porcentaje del 40-50%, sobre la ración total, la producción de leche en vacas y el incremento de peso en terneros aumentaron en un 30%. También los animales recién nacidos pesaron entre un 13 y un 22% más. 

Algunas personas opinan que la moringa le da un sabor peculiar a la leche, esto se soluciona fácilmente ordeñando los animales pasadas tres horas desde la última toma. El mayor peso de los terneros al nacer puede provocar problemas en algunas razas de vacuno. Una forma de evitar este problema es o bien provocando un parto adelantado (10 días parece suficiente) o limitando la ingesta de moringa a vacas preñadas que presenten este problema. 

Al ser un alimento muy proteico ha de ser equilibrado con alimentos y subproductos energéticos y ricos en fibra, generalmente asequibles sin dificultad: tortas proteicas, melazas, restos de caña de azúcar, hierbas, etc. 

En cualquier caso hay que evitar un consumo excesivo de moringa o de otros alimentos de alto contenido proteico. Por ejemplo en cerdos se produciría un desarrollo muscular a costa de la producción de grasa. En rumiantes un exceso proteico puede resultar mortal al alterar el ciclo del nitrógeno. 

Los rumiantes hacen un uso óptimo de las hojas de moringa frescas. En los no rumiantes, principalmente aves y cerdos, el valor nutritivo de las hojas frescas se puede incrementar con la adición de un complemento, en este caso la enzima phytasa, lo que incrementa la absorción del fósforo contenido en las hojas frescas de Moringa. Esta enzima se suministra simplemente mezclándola someramente con las hojas frescas en las cantidades indicadas por el fabricante. No hay que calentarlo y su uso está contraindicado en rumiantes. 

Lo más conveniente para ganado avícola (pollos, gallinas, pavos) es el concentrado de hoja de Moringa. Estos animales no suelen admitir el consumo directo de las hojas, frescas o en polvo. La cantidad de proteína recomendada para las aves es del 22%, de esta cantidad la mitad se puede obtener a bajo coste del concentrado de hojas. El concentrado (húmedo o liofilizado) se mezcla y muele con los otros componentes del pienso y ya está. Empleando concentrado fresco se obtiene un pienso húmedo para consumo inmediato y empleando el liofilizado se obtiene un pienso seco que se conserva mejor durante más tiempo. 

Para preparar el concentrado  se ponen las hojas en agua e inmediatamente se pasa a través de un molino o trituradora. Le mezcla obtenida se calienta a unos 70º centígrados unos 10 minutos. En el fondo se depositará una capa compuesta básicamente de proteína precipitada. Una vez eliminado el exceso de agua (liofilización) este concentrado puede liofilizarse (si se desea y si dispone del equipo, claro) aunque no siempre hace falta desecar la mezcla. 

Una alternativa casera al proceso de liofilizado consiste en desecar el concentrado de la siguiente forma: A una olla a presión se le ajusta fijándolo firmemente un tubo de acero o cobre en la tapa. Este tubo se conecta a un compresor (ojo, por la toma de aire, no por la salida, el objetivo es sacar aire de la olla, no meterlo, para obtener el mayor vacío posible) El compresor puede servir cualquiera, por ejemplo el de un congelador desechado. 

Con una temperatura de 330º C y una presión negativa de 50 mm se extrae la casi totalidad del agua (evaporación en vacío). 

Tratamiento de aguas (floculante) 

Es significativo que muchos de los nombres comunes que recibe la Moringa hagan mención específica a la capacidad del mismo para purificar agua. En el valle del Nilo Moringa oleífera es conocida como «Shagara al Rauwaq» que textualmente significa «árbol que purifica». Las semillas son un floculante natural. Este floculante actúa capturando partículas en suspensión en el agua y provocando que estas se agreguen entre sí y se precipiten al fondo. 

Para utilizarla se muelen las semillas maduras y se envuelven en algún tipo de tejido que impida que se disgregen al introducirlas en el agua a purificar. 

El ingrediente activo: es un polielectrolito que ha sido recientemente identificado y aislado por los laboratorios de BIOMASA en Nicaragua. Para obtener un kilogramo de este elemento son necesarios unos 100 kg de semillas. También se ha descubierto que el nivel de este electrolito presente en las semillas de Moringa es mucho más bajo durante la estación seca. Esto puede explicar el fracaso de ciertas pruebas preliminares para el desarrollo de proyectos de purificación de agua en África. Por tanto es importante utilizar como floculante solamente semillas recolectadas durante la estación seca.