20120518020756-3.-sopa-de-leon.jpg

 


 17/05/2012 20:05:21

 

 Después de 20 años sin ganar un campeonato,  los matanceros, inyectados por Víctor Mesa,  juegan una verdadera pelota en el terreno, fundamentalmente por la pasión que han puesto en cada juego de la 51 Serie Nacional de Béisbol.  

 

El equipo es otro con los mismos hombres, es increíble el cambio que han dado en solo un año y eso se debe a su director Víctor Mesa, quien con su experiencia y maestría en el juego contagia a los cocodrilos. 

Amaury Núñez,  aficionado al béisbol,  considera que «los cocodrilos están muy bien en este campeonato,  la disciplina y la estrategia que ha implantado Víctor Mesa son el pilar fundamental para logar el éxito, sobre todo el pitcheo del equipo ha cambiado considerablemente en solo un año, de seguir así  estarán en los Play Off». 

Otro apasionado de los cocodrilos, Osvaldo Jorrín Pérez  expresa que «el equipo esta muy entusiasta, tienen una excelente  disciplina  y deseo de jugar a la pelota que es lo que le faltaba, el pitcheo es  el mejor del campeonato y en la defensa están entre los mejores del país. Víctor ha trazado una estrategia con los atletas sobre todo en los errores, él insiste para que mejoren y que no vuelvan a repetirse;  le ha inculcado a los peloteros la mentalidad de que sí se puede». 

«Víctor le da un sello particular al equipo, convierte el juego en un verdadero espectáculo.  Por otra parte el equipo ha logrado llenar el estadio, algo tan ansiado por los yumurinos. Un aspecto muy importante es la atención a los atletas, esto es fundamental para logar cosas buenas», así opina  Niurka Torriente Mesa, matancera fanática a los cocodrilos. 

«El sueño era estar en el primer lugar del occidente, tenía un compromiso con el pueblo: primeramente llenar el estadio,  clasificar y llegar a 50 victorias,  estamos por buen camino,  así lo declaró Víctor Mesa,  director del equipo en una entrevista a TV Yumurí, donde se refirió acerca del cambio de mentalidad de los atletas; primeramente darle las gracias al colectivo técnico que tengo, y la mente la hemos cambiado hablando mucho con ellos, le dedico 45 minutos, hasta 2 horas. Yo les digo a ellos que  tengo el mejor equipo de Cuba, el mejor equipo de Cuba es Matanzas, lo que ellos todavía no se lo han creído, lo bueno hay que decirlo como se dice lo malo». 

Si bien es cierto que la máquina impulsora para que el equipo de Béisbol de Matanzas alcanzara tantas victorias es Víctor Mesa  con el apoyo incondicional de las instituciones gubernamentales, otro factor de peso es la reparación capital del Victoria de Girón, considerado por muchos el segundo mejor del país;  también hay que destacar el esfuerzo de los atletas, que reencontraron la  pasión por el deporte que se jugó por primera vez (oficialmente) en la Atenas de Cuba.