20120512075743-tigres-azalanes-y-cocodrilos.jpg

 

 

12/05/2012 1:52:44

 

Si atractivo fue el juego de Matanzas e Industriales, ganado por los Cocodrilos para imponer el equilibrio en su pulseada, espantoso resultó el espectáculo del play off oriental. Y no por culpa de Ciego, que hizo de verdugo inexorable, sino de un Granma que abochornó a la noche… 

 

¿Cómo puede ser posible que un equipo que llega a discutir el banderín de una región, permita ¡once! carreras —todas limpias— en apenas dos tercios de episodio? Y por si fuera poco,  que le anoten veinte veces en tan solo cuatro entradas,  y le den supernocao. Eso, ¡a estas alturas del campeonato: imposible! Lamentable. Triste. No, esto no puede suceder en un play off. ¡Qué va!

¡Vayan todos a aprender con Víctor Mesa! (Lo que dejó ir Villa Clara por falta de tacto, inteligencia y algo más). Víctor no cree en lágrimas. Ni en rígidos «libritos». Ni en la lógica aparente. Este jueves no le tembló el pulso a la hora de revolucionar su line up, y le quitó responsabilidades a los zurdos (Yadiel Hernández y Ariel Sánchez), mandó al banco al mismísimo Garlobo, a Gracial lo colocó tercero y le dio el cuarto turno a Santoya.

Yo me puedo equivocar como el más experimentado de los analistas del deporte nacional, pero de que Matanzas gana el campeonato, me queda el 0,001 % de dudas.