20120407065234-dehra-dun-04-04-12.jpg


06/04/2012 21:18:27 

Para quien se confiesa una eterna amante de Pink Floyd —aunque ya bien distantes los dorados setenta—  Dehra Dun clasifica como una de las bandas punteras del rock psicodélico español. Con influencias «sixties», cierto,  pero con el subrayado sonoro y conceptual que supone ser «psicodélico» en el siglo XXI. Dehra Dun huye del mimetismo revivalista y apuesta por la fusión del rock, el pop progresivo y la música de baile. En el caso del LP «Variaciones imprevistas en el cauce del río» supone un gran salto adelante en la carrera de la banda vallisoletana.


Para este —su segundo disco con «Grabaciones en el Mar»—, el grupo cuenta con la colaboración de Baluij Srivastab y Linda Sanson. El primero, un virtuoso sitarista y multinstrumentista indio afincado en Londres, con una larga trayectoria individual  y también junto a artistas pop como Stevie Wonder, Kaiser Chiefs, Oasis, Madness, Paul McCartney o Killy Minogue. Linda Sanson, por su parte, es la vocalista, acompañante habitual de Srivastab.

Las once canciones del «elepé» resultan una extraordinaria combinación de sonidos tradicionales y pop bailable. En otras palabras, la instrumentación habitual de una banda de rock a la que en este caso se le suman instrumentos típicos: tsitares, armonios, tablas, zeremines…

El repertorio incluye guiños a Pink Floyd como «Jungla», apuestas por el sonido Manchester —«Celebraré la suerte»—, aunque  me quedo con «Selva de la incoherencia» y «Estás», en las cuales  el experimentado que es Srivastav utiliza a fondo su arsenal instrumental. Apuesto también por «Corriente sin vida», uno de los temas más Harrison del álbum, y  por «Sensación» y «Donde están», una muestra de pop atemporal.

Aunque en Cuba es poco difundido —aunque no desconocido gracias la «industria disquera underground»— Dehra Dun anda por Santa Clara, centro geográfico de la isla. Respecto a «Variaciones imprevistas en el cauce del río», hay tantos a favor y tantos en contra. Digo yo, mucho color y olor sonoro entre los ríos ¿Ganges o el Pisuerga? Pero siempre preferible a los demacrados,  Bélico y Cubanicay que cursan la capital villaclareña.