20120329091051-sirios-2.jpg

 

 

29/03/2012 2:02:16

 

Casi todos los cristianos en la ciudad de Homs, desgarrada por el conflicto en Siria, han huido por la violencia y persecución, en medio de informes de que sus casas han sido atacadas y sitiadas por fanáticos vinculados a Al-Qaeda.

 

Diversos informes señalan que cerca del 90 por ciento de cristianos ha dejado sus hogares, y la violencia ha llevado a que se tema que Siria pueda convertirse en un «segundo Irak», con ataques a las iglesias, secuestros y expulsiones de creyentes. 

El éxodo de más de 50 000 cristianos se ha producido en su mayoría durante las últimas seis semanas. Esto es parte de la «limpieza étnica» de cristianos puesta en marcha por grupos militantes islámicos vinculados a Al-Qaeda, de acuerdo a la organización internacional católica Ayuda a la Iglesia Necesitada. (AIN) 

Homs ha sido hogar de una de las poblaciones cristianas más grandes de Siria, y fuentes de la Iglesia señalan que los fieles han llevado la peor parte de la violencia. Ellos han escapado a pueblos, muchos de los cuales están en las montañas, a 30 millas fuera de la ciudad. 

Islamistas habrían ido de casa en casa en los barrios de Hamidiya y Bustan al-Diwan, en Homs, y han obligado a los cristianos a irse, sin darles la oportunidad de recoger sus pertenencias. 

La crisis en Homs ha incrementado el temor de que islamistas estén ganando influencia en la región, ante el vacío de poder dejado por la derrota de otros gobiernos árabes. 

Las comparaciones con Irak son siniestras. La violencia contra los cristianos en ese país ha ocasionado que la población cristiana pase de 1,4 millones a finales de 1980 a menos de 300 000 en la actualidad. 

Tanto en Siria como en Irak, la Iglesia es blanco de ataques porque se percibe como cercana a los regímenes bajo el ataque de partidos opositores y grupos rebeldes. 

El levantamiento en Siria comenzó en marzo de 2011, con protestas que buscan una reforma política. El levantamiento se ha vuelto cada vez más militarizado y más de 8000 personas han muerto en el conflicto en el último año, según las cifras de la ONU. 

Muchos en la oposición son de la mayoría Sunni del país, mientras que las minorías religiosas continúan respaldando al presidente Bashar al-Assad. 

La exiliada Hermandad Musulmana de Siria ha dicho que no monopolizará el poder en un nuevo régimen, sino que respaldará un estado democrático con igualdad para todos los ciudadanos y respeto por los derechos humanos. 

El 26 de marzo, las fuerzas del gobierno de Siria bombardearon Homs y realizaron redadas. Un grupo de derechos humanos dice que las fuerzas gubernamentales parecen estar preparándose para retomar el poder de las zonas de la ciudad retenidas por rebeldes, informó la Associated Press. 

El gobierno ha acusado a los insurgentes de terrorismo y de conspiración internacional, mientras que el propio régimen enfrenta acusaciones de tortura y masacre de civiles. 

La comunidad cristiana ha sufrido de ataques terroristas en otras ciudades. 

El 18 de marzo, la explosión de un coche bomba apuntó al barrio cristiano de Alepo, cerca de la iglesia de San Buenaventura, a cargo de Franciscanos. Ayuda a la Iglesia Necesitada auxilia a las familias de las víctimas. 

«Las personas que estamos ayudando tienen mucho miedo», dijo el Obispo de Aleppo, Antoine Audo, que supervisa el programa de ayuda. «Los cristianos no saben qué les depara el futuro. Ellos temen que no regresarán a sus hogares». 

Los desplazados de Homs están desesperados por conseguir comida y refugio. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha anunciado un paquete de ayuda urgente de 100 000 dólares para aliviar sus necesidades. 

Cada familia recibirá 60 dólares cada mes para alimentos básicos y alojamiento. Los organizadores de la asistencia esperan que ellos puedan retornar a sus hogares para el verano. 

Mons. Audo dijo a AIN que es muy importante ayudar a aquellos en peligro. 

«Recen por nosotros y trabajemos juntos para construir la paz en Siria», dijo.

 

(Fuente: ACI)

 

 

 

Casi todos los cristianos en la ciudad de Homs, desgarrada por el conflicto en Siria, han huido por la violencia y persecución, en medio de informes de que sus casas han sido atacadas y sitiadas por fanáticos vinculados a Al-Qaeda. 


Diversos informes señalan que cerca del 90 por ciento de cristianos ha dejado sus hogares, y la violencia ha llevado a que se tema que Siria pueda convertirse en un «segundo Irak», con ataques a las iglesias, secuestros y expulsiones de creyentes. 

El éxodo de más de 50 000 cristianos se ha producido en su mayoría durante las últimas seis semanas. Esto es parte de la «limpieza étnica» de cristianos puesta en marcha por grupos militantes islámicos vinculados a Al-Qaeda, de acuerdo a la organización internacional católica Ayuda a la Iglesia Necesitada. (AIN) 

Homs ha sido hogar de una de las poblaciones cristianas más grandes de Siria, y fuentes de la Iglesia señalan que los fieles han llevado la peor parte de la violencia. Ellos han escapado a pueblos, muchos de los cuales están en las montañas, a 30 millas fuera de la ciudad. 

Islamistas habrían ido de casa en casa en los barrios de Hamidiya y Bustan al-Diwan, en Homs, y han obligado a los cristianos a irse, sin darles la oportunidad de recoger sus pertenencias. 

La crisis en Homs ha incrementado el temor de que islamistas estén ganando influencia en la región, ante el vacío de poder dejado por la derrota de otros gobiernos árabes. 

Las comparaciones con Irak son siniestras. La violencia contra los cristianos en ese país ha ocasionado que la población cristiana pase de 1,4 millones a finales de 1980 a menos de 300 000 en la actualidad. 

Tanto en Siria como en Irak, la Iglesia es blanco de ataques porque se percibe como cercana a los regímenes bajo el ataque de partidos opositores y grupos rebeldes. 

El levantamiento en Siria comenzó en marzo de 2011, con protestas que buscan una reforma política. El levantamiento se ha vuelto cada vez más militarizado y más de 8000 personas han muerto en el conflicto en el último año, según las cifras de la ONU. 

Muchos en la oposición son de la mayoría Sunni del país, mientras que las minorías religiosas continúan respaldando al presidente Bashar al-Assad. 

La exiliada Hermandad Musulmana de Siria ha dicho que no monopolizará el poder en un nuevo régimen, sino que respaldará un estado democrático con igualdad para todos los ciudadanos y respeto por los derechos humanos. 

El 26 de marzo, las fuerzas del gobierno de Siria bombardearon Homs y realizaron redadas. Un grupo de derechos humanos dice que las fuerzas gubernamentales parecen estar preparándose para retomar el poder de las zonas de la ciudad retenidas por rebeldes, informó la Associated Press.

 El gobierno ha acusado a los insurgentes de terrorismo y de conspiración internacional, mientras que el propio régimen enfrenta acusaciones de tortura y masacre de civiles. 

La comunidad cristiana ha sufrido de ataques terroristas en otras ciudades. 

El 18 de marzo, la explosión de un coche bomba apuntó al barrio cristiano de Alepo, cerca de la iglesia de San Buenaventura, a cargo de Franciscanos. Ayuda a la Iglesia Necesitada auxilia a las familias de las víctimas. 

«Las personas que estamos ayudando tienen mucho miedo», dijo el Obispo de Aleppo, Antoine Audo, que supervisa el programa de ayuda. «Los cristianos no saben qué les depara el futuro. Ellos temen que no regresarán a sus hogares». 

Los desplazados de Homs están desesperados por conseguir comida y refugio. Ayuda a la Iglesia Necesitada ha anunciado un paquete de ayuda urgente de 100 000 dólares para aliviar sus necesidades. 

Cada familia recibirá 60 dólares cada mes para alimentos básicos y alojamiento. Los organizadores de la asistencia esperan que ellos puedan retornar a sus hogares para el verano. 

Mons. Audo dijo a AIN que es muy importante ayudar a aquellos en peligro. 

«Recen por nosotros y trabajemos juntos para construir la paz en Siria», dijo.

 

(Fuente: ACI)