20120315000942-marti-patria.jpg


14/03/2012 18:06:39

 

El periódico Patria, sueño largamente acariciado por Martí, apareció el 14 de marzo de 1892. Convencido de que la desunión representó la causa esencial del fracaso de las pasadas contiendas,  en el primer número, en un artículo titulado «Nuestras ideas», definió como objetivo fundamental de la publicación, el de «juntar y amar».


En otro artículo, titulado a «Nuestra prensa», inserto en la tercera página de esa propia edición, apuntó: «Nace este periódico a la hora del peligro, para velar por la libertad […] para evitar que el enemigo nos vuelva a vencer por nuestro desorden».

A Patria, Martí entregó su alma e inteligencia, por considerarla un medio eficaz en los preparativos de la guerra necesaria. Por eso veló con celo por su forma y contenido.

Jamás abandonó Martí su celo por la calidad, ni aún cuando se encontraba listo para incorporar a la contienda.

El 10 e abril de 1985, a punto de abandonar Cabo Haitiano con destino a Martí, escribe a Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra:

«[…]Patria ha de ser ahora un periódico especialmente alto y hermoso. Antes, pudimos descuidarlo, o levantarlo a braceadas: ahora no. Ha de ser continuo, sobre las mismas líneas, afirmando con majestad lo contrario de lo que se afirma de nosotros, mostrando —en el silencio inquebrantable sobre las personas— el poco influjo real que les concedemos. A la lengua sinuosa nos están batiendo: cerrémosles el camino a mejor lengua, la hermosa»[…]

En el primer número de Patria José Martí se refirió al papel de la prensa en una guerra que, como la que organizaba, resultaba necesaria, y acerca de Patria, sin duda su mejor soldado, precisó:

«[…] Lo que el enemigo ha de oír, no es más que la voz de ataque. Eso es Patria en la prensa. Es un soldado […] cada línea de los periódicos de la libertad es indispensable para fundarla; aun el adversario hallará en nosotros más bálsamo que acero. El arma es para herir, y la palabra para curar heridas»[…]

Martí siempre se apoyó en Patria para levantar el ánimo independentista, aunar voluntades, allegar fondos y, sobre todo, compulsar a los hombres a incorporarse a la lucha.

Por su constante llamado a la unidad y a la necesidad de lanzarse a la lucha por la independencia, los cubanos se identificaron plenamente con Patria y lo acogieron como propio.

Al releer sus artículos en Patria, tal parecen redactados en nuestros días.

Es la pluma del claro y previsor periodista escribiendo por los labios sin manchas de quien dicta la palabra. Palabra que le caminaba del corazón al cerebro hasta la mano valiente, elegante y firme del  revolucionario, del poeta, del maestro.