20120312001926-candado.jpg


 11/03/2012 18:16:42

 

No es difícil saltar los filtros de las empresas y navegar libremente por Internet sin restricciones: la clave es el proxy. Aunque debo reconocer que a los jefes les asiste toda la razón del mundo para prohibir el acceso a la red de redes, ya que no todo el que navega lo hace como parte de su jornada laboral.

 

Los jefes no son bobos, tampoco los subordinados. Porque los jefes están más que advertidos sobre lo que hacen sus subordinados en la Web durante el trabajo. Digamos, visitar Youtube, chatear, intercambiar archivos, permanecer colgados de un servidor P2P bajando música y películas,  actualizar su  perfil en Facebook, etc., etc.

Para nadie es un secreto que todas estas «actividades», aparte de saturar el ancho de banda, constituyen un  riesgo potencial para la entidad o empresa que se ven expuestas a la descarga de un código malicioso o a la fuga de información. Por ello quienes controlan el acceso desde los servidores instalan en sus redes programas de monitoreo y bloqueo para ciertas aplicaciones y páginas de Internet, incluso, de manera diferenciada para cada departamento, oficina, y trabajador-usuario.

Sin embargo, si eres ético y honesto, no deber violar  la seguridad pues el tema tiene varias aristas. Una es que el usuario va a dejar abierto el proxy de la empresa, por lo que la IP de esa compañía estará más vulnerable que antes a ataques. También hay riesgos que se descargue un troyano o malware dentro de aplicaciones o archivos que se bajan a su vez de la red.

De todas maneras las empresas que consideren la seguridad informática como algo relevante, estarán haciendo auditorías y revisando sus procesos de navegación en Internet constantemente.

Claro, que hay empresas no tan interesadas en estas cuestiones, de ahí que usen muy pocos filtros. O tal vez todo sea un cuento para aparentar la filosofía de las libertades de información y acceso a internet, sin restricciones, cuando de verdad sabemos que eso no puede ser de tal modo, aunque a muchos le hagan tragar la pildorita.