20120223163519-banner-feria-libro-2012-tomado-de-bohemia-.jpg

 

23/02/2012 10:36:08



La XXI Feria Internacional del Libro abrirá sus puertas hoy en provincias del occidente y el centro de Cuba, segunda etapa del suceso literario que reverencia a las culturas del Caribe.  Iniciada en días previos en La Habana, la fiesta de las letras se adueña desde este miércoles de bibliotecas, céntricas avenidas y otros espacios públicos en Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus y el municipio Isla de la Juventud.



Galerías de libros cobijadas por finas mantas, evocan en esta ciudad la apariencia bucólica de las famosas vegas de la región, donde se cultiva el mejor tabaco del mundo.


A disposición de los ávidos lectores estarán aquí más de 56 mil volúmenes firmados por autores nacionales y foráneos, compilación que incluye 300 títulos clasificados como novedades editoriales.

Los recintos expositivos engalanados con plantas típicas de la zona, podrán ser visitados hasta el 26 de febrero por niños y adultos, seducidos por la magia de los textos y el ambiente que los rodea.

Conversatorios, conciertos de agrupaciones y solistas, acompañarán la festividad, ocasión para homenajear a destacados escritores del territorio como la narradora y poetisa Nercys Felipe, laureada con el Premio Nacional de Literatura 2011.

En medio de una suerte de torbellino humano, los artistas de la plástica mostrarán también sus obras, algunas de las cuales ilustran los ejemplares en exhibición.

Un sello exclusivo de la localidad, distante unos 140 kilómetros de La Habana, es la presencia de la casa editorial Hermanos Loynaz, surgida para difundir el legado de Dulce María Loynaz —premio Miguel de Cervantes en 1992— y el quehacer de jóvenes creadores.

Con más de dos décadas a favor del buen arte, hace gala de su excelencia en cada edición de la feria, al igual que su homóloga Cauce.

Confluencia de saberes, la mayor fiesta de la literatura en la isla palpita desde hoy en el corazón de esta urbe y de otras ciudades vecinas, entre pasadizos de calles y portales, edificaciones asimétricas e insaciables caminantes.

El capítulo habanero cerró con la afluencia de más de 270 mil personas y la venta de unos 600 mil títulos.


(Fuente: Bohemia/Adalys Pilar Mireles)