20111212235308-habastation.jpg

12/12/2011 17: 31: 55 

 

«Ya es algo repetido de que Festival tras Festival Cuba se quede con deseos de obtener Corales importantes y por supuesto con Cuba, los cubanos. (Comentario de Carlos Ortega en Cubadebate) A continuación publico íntegramente, y respetamento su redacción y sintaxis,  el texto del referido lector.)


«Entiendo que hay que enfocarse un poco más en los guiones de ficción. En los últimos años existe una tendencia del cine cubano en general a exponer de forma descarnada el marginalismo visceral que no nos es ajeno, pero que no es toda la nación, hay marginales (que en ocasiones están en esa situación por ganar dinero fácil )y hay gente pobre, honrada y no en la miseria paupérrima que se levanta a las 5 de la mañana y regresan a su casa a las 7 de la noche por un salario. (Tal es mi caso)

«Pero insistimos e insistimos en mostrar una faceta de Cuba y no toda Cuba, o últimamente llevar a la pantalla una puesta teatral que no se ajusta a los cánones del guion cinematográfico y que aquellos que las vemos nos damos cuenta de que lo visto se creó para el teatro y no para el cine.

«Habanastation, ¿Dónde quedo Habanastation? Fue más película que rollo o más rollo que película, ¿Por qué no se lleva a la pantalla la vida o las vidas de los 2 millones de cubanos que desfilamos (y me refiero solo a la capital) un primero de mayo.

«¿No existen intelectuales capaces en este país de decantar algunos guiones? y me refiero en este caso a la malograda, improcedente y superficial Lisanka ¿Qué cosa era eso? ¿Que alguien me explique? ¿Quién recupera los recursos y el dinero que se gastó filmando semejante atrocidad?

«Hasta cuándo tendremos los cubanos que esperar para ver corales en abundancia que se queden en casa, y lo más significativo es ver que las películas que los ganan, son lineales, nada extraordinario, pero no llegan ni a los extremos como las cubanas, ni a las caricaturas, simplemente son buenos guiones, buenas actuaciones.

«Rezo porque el marginalismo se salga un poco de las cabezas de los realizadores cubanos, ni con estos filmes se gana un premio, ni contribuyen a revertir la realidad». 

Y hasta cierto punto... ¡yo también! estoy estoy de acuerdo con carlos Otero.