20111124131201-20070410klpgeodes-5.ies.sco.jpg


 

 

24/11/2011 7:06:35


 

Prominentes expertos del mundo en materia de clima y desastres, reunidos en África, con firmeza a los gobiernos que se preparen para un «clima extremo sin precedente» y más peligroso debido al calentamiento global. La aplicación de medidas anticipadas contribuirá a salvar vidas y reducir pérdidas económicas, dijeron los especialistas. Sin preparación, los climas extremos podrían abrumar algunas regiones y volverlas inhabitables. 

 

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, ganador del premio Nobel de la Paz, difundió su informe especial más reciente sobre el calentamiento global y climas extremos al término de su reunión en Kampala, Uganda.

Esta es la primera vez que el grupo de científicos se ha centrado en los peligros derivados de los fenómenos climáticos extremos como ondas de calor, inundaciones, sequías y tormentas. Estos fenómenos son más peligrosos que el aumento gradual en la temperatura promedio en diversas zonas del mundo.

Un clima cambiante propicia modificaciones en la frecuencia, intensidad, extensión espacial, duración y calendario del clima extremo y los acontecimientos climáticos, y puede resultar en un clima sin precedentes y fenómenos climáticos extremos igualmente sin precedentes.

De acuerdo con el informe presentado, algunos de estos fenómenos climáticos, pero no todos, se deben al aumento de los gases de efecto invernadero que el hombre ha emitido a la atmósfera.

Los científicos no están totalmente seguros sobre cuál será la mayor amenaza para el mundo debido a que los desastres corresponden a manifestaciones climáticas que tienen secuelas en la economía y los lugares que habita la gente.

La sociedad ha incrementado su vulnerabilidad ante los desastres naturales, además del clima.

Es evidente que van en aumento las pérdidas ocasionadas por lo desastres. En cuanto al número de muertos, más de 95% de las víctimas fatales contabilizadas desde la década de 1970 a la fecha corresponden a países en desarrollo.

Las pérdidas ya son de por sí altas, alcanzan los 200.000 millones de dólares cada año. El calentamiento global aumenta el peligro de los desastres y vuelve más difícil afrontar los diversos tipos de desastre, como las ondas de calor. El peligro será mayor a medida que el mundo se vuelva más caliente.

 

(Fuente: AP)