20111122172657-agradece.jpg

 


22/11/2011 11:19:33

 

 

Desde su casa en La Habana, la escritora cubana Fina García Marruz agradeció el XX Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, entregado este lunes en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. La reina Sofía hizo entrega del galardón a José Adrián Vitier, nieto de Fina. Destacó que un premio a la poesía es siempre un premio a la esperanza, a la capacidad de ilusión y al misterio de la vida.

 

La reina Sofía hizo entrega del galardón que lleva su nombre a José Adrián Vitier, nieto de García Marruz, quien no pudo acudir a la ceremonia y transmitió su gratitud a través de una grabación de video, reporta Prensa Latina.

En su breve intervención, la poetisa confesó sentirse profundamente emocionada por este premio que, enfatizó, no recibe como algo personal, sino como un reconocimiento a la cultura de su país.

Recordó su amistad con la filósofa María Zambrano y las influencias que tuvo en su obra y en su persona el haber conocido en Cuba a Juan Ramón Jiménez y a Rafael Alberti, entre otros grandes poetas del siglo XX.

Otra hubiera sido nuestra obra y nuestra vida de no haberlos conocido, remarcó la escritora ante la atenta mirada de los numerosos asistentes al acto.

En nombre de la galardonada, su nieto destacó que un premio a la poesía es siempre un premio a la esperanza, a la capacidad de ilusión y al misterio de la vida.

A su turno, el rector de la Universidad de Salamanca, Daniel Hernández, defendió el valor mágico de la palabra representada ahora en la obra poética de García Marruz, de la que destacó su fuerte carga social y, en particular, la valoración que hace de la pobreza.

Frente a la sociedad de la abundancia, Fina hace una apología casi franciscana de la austeridad, agregó.

Mujer menuda y de verbo grande, así la definió el presidente del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional, Nicolás Martínez-Fresno, tras exaltar la dimensión universal de su poesía, con un lenguaje accesible para todos.

El Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana es uno de los más importantes y prestigiosos de este género que conceden Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca.

Reconoce el conjunto de una obra de un autor vivo que por su valor literario constituye una aportación relevante al patrimonio cultural de Iberoamérica y España. García Marruz se impuso a 56 candidatos y se alzó con el galardón, cuyo fallo fue hecho público en abril último.

Autora de obras como Las miradas perdidas, Viaje a Nicaragua y Créditos de Charlot (Premio de la Crítica 1991), la galardonada es una de las voces más destacadas de la poesía y la ensayística de la isla caribeña.

Graduada en Ciencias Sociales, García Marruz nació en La Habana el 28 de abril de 1923 y perteneció al grupo de poetas de la revista Orígenes (1944-1956) junto a su esposo Cintio Vitier, José Lezama Lima o Eliseo Diego.

A la ceremonia asistieron los embajadores de Cuba y Uruguay en España, Alejandro González y Carlos Pita, respectivamente, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y otros funcionarios de esa comunidad autónoma española.

 

(Fuente: Escambray)