20111113051700-2.europa-detecta-yodo-radiactivo.jpg


 

13/11/2011 0:10:34

 

En varios países de Europa se han medido en los últimos días valores bajos de yodo 131 radiactivo, lo que preocupa a los expertos y ha conducido a que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) decida investigar el origen de esos rastros de radiactividad.

 

El OIEA considera que estos rastros de yodo 131 no suponen un riesgo para la salud, se afirma desde la agencia nuclear de la ONU. Los expertos consideran poco probable que estos índices provengan de la central nuclear japonesa Fukushima, que se averió tras el terremoto y el tsunami del 11 de marzo.

«No obstante nos preocupa, pues tiene que proceder de algún lado», afirman fuentes próximas al OIEA, que señalan que se hicieron mediciones en Austria, la República Checa y Hungría. El yodo 131 podría haber sido liberado durante un accidente nuclear, pero también podría proceder de una instalación en la que se fabrican sustancias radiactivas.

Según el ministerio austriaco de Salud, las personas se ven expuestas durante un vuelo trasatlántico a un dosis radiactiva 40.000 superior a los rastros que ahora se han descubierto.

 

(Fuente: DPA/dw-world)