20110910082721-vacuna-contra-el-cancer.jpg

 

 

10/09/2011 1:45:26 AM

 

Soy fumadora empedernida y el haber sufrido hace poco un episodio cardiovascular severo poco ha influido para dejar este maldito vicio. Así que me llena de alegría —¡y de orgullo, por supuesto!— la alentadora noticia de haber desarrollado mi país la primera vacuna terapéutica del mundo contra el cáncer de pulmón, uno de los más frecuentes a nivel mundial y el de mayor incidencia entre los fumadores.


Para ello los científicos cubanos han trabajado durante 25 años en el Centro de Inmunología Molecular de la Habana, así que a lo mejor evito morir de tan terrible enfermedad, ya que hasta ahora los rayos X que me han realizado no muestran evidencia de tumoraciones y solamente arrojan la congestión típica de  los adictos  al tabaco. (Y que conste, que los «Popular» y/o «Criollos» ranchueleros  que fumo  son bastante malos, por su facturación y alto contenido de alquitrán.)

Pero continúo con esta vacuna,  llamada CimaVax-EGF,  y  basada en una proteína relacionada con la proliferación no controlada de células. Así que no protege contra el cáncer cuando este no existe sino que crea anticuerpos que combaten la proliferación descontrolada de células cuando el carcoma ya está presente.

Es por eso que puede provocar que el cáncer de pulmón sea controlable, convirtiéndolo en una enfermedad crónica en lugar de dejarlo ser mortal, como normalmente ocurre en su  estado avanzado.

De cualquier forma, se recomienda que se sigan usando la radioterapia y la quimioterapia como tratamientos principales contra el cáncer de pulmón. La vacuna es para aquellos a los que otros tratamientos no les han funcionado.

La vacuna contra el cáncer de pulmón ya ha sido probada en mil pacientes en Cuba y ahora las autoridades cubanas de la  han liberado a los hospitales del país para que la suministren gratuitamente a los enfermos de cáncer de pulmón que la requiera.

Sin dudas, una esperanza para uno de los cánceres más frecuentes, cuyos síntomas pueden ser: tos persistente, dolor en el pecho, pérdida de peso y del apetito, dificultad para respirar y ronquera…

¡Pues sí que me encuentro entre las más cinco millones de personas que cada año mueren debido al consumo de cigarrillos! Y según la Organización mundial de la Salud (OMS), la cifra podrá elevarse a 8 millones para el 2030.