20110626182208-viajes-eeuu-cuba.jpg


 

26/06/2011 12:17:33 PM

 

Dice el refrán que quien vive de ilusiones, muere de desengaños. Todo parecía correr sobre rieles, cuando el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes de EE.UU. abogó, en un voto a viva voz, por revertir la flexibilización de viajes y remesas a Cuba que ordenó en 2009 el presidente Barack Obama, normativa que aún debe pasar por el pleno del Legislativo.

 

No era de extrañar que la enmienda fuera presentada por el legislador cubanoamericano de Florida, Mario Díaz-Balart, dentro del proyecto de ley de gastos para servicios financieros para el año fiscal 2012, que revoca la orden de Obama respecto a los viajes y remesas de cubanos con familiares en la isla.

En la práctica, las autoridades regresarían a las restricciones impuestas durante la Presidencia de George W. Bush, en el marco del bloqueo que EE.UU. mantiene contra Cuba desde hace más de cuatro décadas…¡Ya nada de nada! 

Si la enmienda de Díaz-Balart se convierte en ley, el Gobierno tendría que aplicar la normativa previa a 2009, de manera que los cubanoamericanos sólo podrían visitar a familiares cercanos en Cuba una vez cada tres años, sin excepciones humanitarias, según activistas. Además, se impondrían límites a la cantidad de dinero en remesas que podrían enviar a la isla. 

El proyecto de ley aún tiene un largo camino que recorrer, ya que debe ser debatido y votado en el pleno de la Cámara de Representantes, y el Senado también tiene que estudiar su propia versión. No obstante según pintan las cosas en Estados Unidos, es mejor no olvidar los desengaños para ver si vienen las ilusiones y acabamos una vez con tantos odios y despechos que a nada bueno han conducido en medio siglo de Revolución, decidida a no cejar por un pelo de La Loba, y mucho menos por una de las escamas del «mariodonte» Díaz–Balart. 

En enero pasado, Obama anunció la flexibilización de los viajes a Cuba para grupos culturales, religiosos y académicos. La ley federal, pero dejó en pie las restricciones de viaje para la mayoría de los estadounidenses. Y no digo que Barak sea ni bueno ni malo, pero sí que algo de clown… ¡Cómo se rién de él en su misma cara!

 

(Fuente: Cubadebate)