20110606060202-pinera.jpg


 

05/06/2011 11:56:39

 

Una de las más grandes deudas de la cultura cubana quedará saldada con los festejos que desde ya empiezan a presenciarse en el escenario de la Isla al reponerse por estos meses la pieza del dramaturgo José Milián, «Si vas a comer espera por Virgilio», o incluirse en los planes editoriales del Instituto Cubano del Libro una factura importante de reediciones o novedades de este escritor, poeta y dramaturgo cubano, fallecido en 1979.

 

Conferencias a cargo de profesores del Instituto Superior de Arte (ISA) y del Instituto de Literatura y Lingüística (ILL); documentales; funciones alegóricas al artista a cargo del Ballet Nacional de Cuba; estrenos en las artes escénicas; cancelación de sellos; cursos académicos a lo largo de todo el año; exposiciones de fotos y documentos; coloquios, revistas dedicadas al homenajeado, entre muchas otras sorpresas aún en embrión, son algunas de las propuestas que conforman el agasajo mayor en que deberá convertirse esta gran conmemoración.

Como apunta Dainerys Machado Vento en su artículo «Virgilio Piñera en los años 80. Un escritor que renació de una generación que nació de él» (I-II), el autor las antológicas piezas teatrales «Aire Frío» y de «Electra Garrigó», es considerado uno de los más grandes escritores cubanos de todos los tiempos. Murió en la terrible marginación que enfrentó la genialidad incomprendida de su obra y su desprejuiciado e irreverente carácter.  Ambos rasgos, el literario y el rebelde, lo convierten hoy en un símbolo de renovación, búsquedas y cuestionamientos.

Innombrable, «fuera de los parámetros» que regentaron el quehacer de los círculos cubanos de poder cultural en la década de los años 70; su mayor virtud, así como su mayor defecto, fue ser »la suma de todas las esclavitudes y de todas las libertades. Todo lo que se dice y, lo que es peor aún, todo lo que se calla». Su obra plagada de valores, se sobrepuso finalmente al paso del tiempo y a cualquier circunstancia que la rodeara, para renacer al presente como presagio o presente mismo.

En diciembre de 2009 fue presentado en Casa de América de Madrid el Nº 114 de la revista República de las Letras, dedicado a Virgilio Piñera, con la asistencia de Antón Arrufat, dramaturgo, ensayista, poeta y narrador cubano, Premio Nacional de Literatura, y del intelectual español Andrés Sorel.


Con 252 páginas, el volumen presenta el siguiente contenido:


5. Andrés Sorel. Virgilio Piñera. ¿Una broma colosal?
17. Andrés Sorel. Virgilio Piñera. Breve biografía.
19. Antón Arrufat. Algunos cuentos súbitos.
27. Juan Goytisolo. Valentía y honradez.
30. Abilio Estévez. Un fantasma llamado Virgilio Piñera.
38. Leonardo Padura. Un jesuíta en la literatura.
46. Reinaldo Montero. La eficacia de la crueldad.
51. Pedro de Jesús. La isla: énfasis y silencio.
59. Rafael Rojas. Newton huye avergonzado.
72. David Leyva. El convivium grotesco.
78. Rogelio Riverón. ¿Hay miedo?
83. Alberto Garrandés. Economía y política de la carne.
91. Gerardo Fernández Fe. Una belleza siniestra y fría.
99. Antón Arrufat. Un poco de Piñera (recopilación antológica de Antón Arrufat).
146. José Lezama Lima. Virgilio Piñera cumple 60 años.
148. Mª Isabel González Arenas. Eugene O’Neil y Virgilio Piñera Largo viaje hacia la noche y aire frío: Ensayo comparativo.
160. Elisabeth Mirabal. V.P. versus G. Caín.
170. José Ángel Pérez. El día que me quieras.
178. Dámaris Calderón. Virgilio Piñera: una poética para los años 80.
185. Jorge Luis Arcos. María Zambrano y Virgilio Piñera o el diálogo de la intensidad.
191. María Zambrano. Crítica de Electra Garrigó de Virgilio Piñera.
195. Pablo Armando Fernández. El otro Virgilio.
202. Margarita Mateo Palmer. Risas para escribientes.
207. Omar Valiño. Piñera: el sí de los noventa.
210. Mateo de Paz. La muerte de Virgilio (Piñera): notas en un diario.
218. Witold Gombrowicz. Sobre Virgilio Piñera.
223. Carta de Virgilio Piñera a W. Gombrowicz.
225. Breve Antología de Virgilio Piñera.


La publicación seriada de la Asociación Colegial de Escritores de España, en este número correspondiente a noviembre de 2009, cuenta además con numerosas ilustraciones de diversos fotógrafos, entre ellas una colección de imágenes de Pepe Murrieta sobre puestas en escena de obras de Piñera, exhibidas en La Habana, básicamente por la compañía Teatro de La Luna, con dirección artística y general de Raúl Martín. (Enlace a la versión on line de la revista)

 

(Fuentes: Periódico Granma/AIN)