20110515075155-michelmartelly.jpg


15/05/2011 1:47:06 

 

Michel Martelly, un cantante de música popular sin experiencia política, tendrá desde hoy el desafío de encabezar por cinco años la reconstrucción del país más pobre del Hemisferio occidental, tras asumir como presidente de Haití. 

 

Sin un programa de gobierno aún conocido, el artista de 50 años devino este sábado el cuarto mandatario de la nación caribeña en ser elegido democráticamente en el último medio siglo y el segundo en gobernar después del terromoto de 2010, que dejó un país destruido y sin infraestructura para iniciar su recuperación. 

Haití vive una situación de crisis desde hace más de un año, cuando el sismo provocó más de 300 mil muertos y dos millones de damnificados, de los cuales más de 650 mil residen aún en campamentos donde la situación es cada vez más crítica. 

Según la Organización Internacional para las Migraciones la cuarta parte de los albergados fueron presionados para que abandonen las carpas en los últimos tiempos y organismos de ayuda aseguran no dar abasto con vistas a conseguir viviendas a tantas personas. 

La nación caribeña sufre además una epidemia de cólera que ya cobró cinco mil vidas y la Organización Panamericana de la Salud estima que el número puede triplicarse desde este mes, cuando comenzará la etapa de lluvia y empeorarán las condiciones de insalubridad. 

En reuniones sostenidas en abril de 2011, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas reconoció la necesidad de alcanzar progresos rápidos y tangibles en el apoyo internacional como requisito para la estabilidad de la nación caribeña. 

Pero más de un año después del temblor de tierra la ayuda no llega, la economía haitiana es cada vez más insuficiente y los nueve mil millones de dólares prometidos para la reconstrucción nadie sabe adónde fueron a parar. 

Por otra parte, Martelly dice abogar por cambios en el sistema prevaleciente en los últimos 22 años, pero nunca ha dicho cómo realizarlos. 

Indicó que buscaría eliminar de la vida política el "odio y la cultura de combate entre diferentes sectores e impulsar los intereses nacionales", pero no qué mecanismos utilizaría para ello. 

Sin embargo, no son solo económicos o sociales los avatares del futuro inmediato de Haití, pues de los resultados finales de las elecciones se desprende uno de los principales retos políticos. 

El partido Inite, al que pertenece el saliente dignatario René Preval, continuará por cinco años como la principal fuerza política, tras ganar mayoría en el Parlamento. 

Otra gran parte de los puestos, serán ocupados por Alternativa, una fuerza opositora, mientras la coalición Respuesta Campesina de Martelly solo logró colocar tres diputados en el Legislativo. 

Así, el nuevo jefe de Estado enfrentará un ambiente no siempre favorable en el Congreso para aprobar las medidas urgentes que precisa el país para salir de la crisis.

 

 (Fuente: PL)