20110221062219-3.g20.jpg


21/02/2011 0:20:03

 

Los ministros de Finanzas del G20 llegaron este sábado en París a acuerdo sobre una lista de indicadores destinados a medir los desequilibrios económicos mundiales.

 

El acuerdo se alcanzó tras dos días de duras tratativas para superar las reticencias de ciertos países emergentes, encabezados por China y en menor medida Brasil, a la inclusión de determinados indicadores, especialmente las reservas cambiarias, que finalmente no fueron tomadas en cuenta.

El compromiso considera en cambio el saldo de la balanza de cuenta corriente, la balanza comercial, así como los tipos cambiarios reales y las políticas fiscales y monetarias. También se acordó incluir el déficit y deuda públicos de un lado, así como el ahorro privado.

Francia se ha puesto como objetivo principal de su presidencia del G20 la reforma del sistema monetario mundial y una corrección de los desequilibrios mundiales, con la cual se quiere poner fin a la 'guerra de divisas' originada por las medidas adoptadas por varios países para impedir la valorización de sus monedas y favorecer sus exportaciones.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica siguen este proceso de discusión en el G20 con mucha atención, ya que temen que las potencias desarrolladas quieran recuperar su crecimiento poniendo un freno a la dinámica del mundo emergente.

Según Estados Unidos y otras potencias occidentales, esos desequilibrios tienen como gran responsable a China, que mantiene muy depreciado al yuan y acumula un descomunal excedente en su balanza comercial.

Acordados los indicadores a tener en cuenta, el G20 debería comenzar a discutir objetivos en cifras sobre esos criterios en una reunión a mediados de abril próximo en Washington.

Los ministros del G20 también debatieron sobre los defectos del actual sistema monetario internacional y la necesidad de tener un «código de conducta» para regular los flujos de capitales, otro punto que provoca reticencia entre los países emergentes.

Otro de los puntos que se debatieron en esta ministerial que abrió la presidencia francesa del G20 fue la volatilidad excesiva de los precios de las materias primas, en particular los productos agrícolas y sus derivados financieros y los productos energéticos (petroleros y gasíferos).

Brasil y Argentina, grandes exportadores de materias primeras, estarían dispuestos a discutir una mejor regulación de los mercados de materias primas para terminar con la especulación pero rechazan un control de los precios.

(Fuente: Yahoo/noticias/economía)

 

Noticias relacionadas