20110214020401-operacion-embarazada.jpg

 

 

13/02/2011 8:02:36


La realizaron neurocirujanos y obstetras del servicio de Neurología del hospital universitario Arnaldo Milián Castro, de Santa Clara. De no haberse extirpado a tiempo hubiera provocado la invalidez permanente de la futura mamá, ya con 30 semanas de embarazo. La pequeña tumoración, semejante a un garbanzo, le comprimía la médula y le debilitaba los miembros inferiores.


Aunque la mayoría de los embarazos  dentro de los parámetros normales  y tienen un final feliz,  el de Yumilka Díaz Martínez se vio amenazado por una infrecuente protuberancia que le producía permanentes calambres en las piernas y que ella atribuía a su avanzado estado gestacional.

Residente en el costero municipio de Caibarién, al norte de Villa Clara, la joven fue remitida a especialistas de capital provincial, quienes  sospecharon una posible compresión medular, diagnóstico que corroboró la resonancia magnética.

Debido a la gravidez de la paciente resulta imprescindible la interconsulta de ginecobstetras y neurocirujanos, quienes luego de otros estudios complementarios trazaron la conducta quirúrgica a seguir, a fin de evitar sufrimientos fetales. Además, el abultado vientre de Yumilka les obligaba a realizar la cirugía con el cuerpo ladeado del lado y no boca abajo (decúbito prono) como es lo habitual.

Tranquila y confiada de que se hallaba en buenas manos, la futura mamá fue llevada sobre las nueve de la mañana a uno de los quirófanos del hospital universitario Arnaldo Milián Castro, de donde salió cercano el mediodía del pasado viernes 11 de febrero. Pasada una hora ya la paciente mostraba los primeros síntomas de recuperación de la movilidad de sus miembros inferiores.

Apenas dos días de operada, Yumilka se siente la mujer más feliz del mundo porque le hayan salvado su embarazo, que es algo más que preservar la salud de ella y la de su futuro bebé, al no tener que desembolsar ni un centavo  de los 15 mil dólares que puede costar en otros países, en dependencia del área geográfica  y el tipo de institución hospitalaria.

Según estudios,  de cada ocho tumores inherentes al sistema nervioso central (SNC), solo uno es medular, y por lo general el 90 %, benigno.

Su crecimiento es lento y la estructura semejante al tejido del que proceden. En ocasiones pueden producir alteraciones por obstrucción, compresión o desplazamiento de las estructuras vecinas, de ahí los síntomas ajenos, pero semejante a los que sentía Yumilka en su preñez.

Luego de la escisión de la célula maligna mediante esta oportuna cirugía, la joven podrá parir sin mayores contratiempos, sano y a salvo, a su bebé al que tal vez decida llamar como algunos de los integrantes del team encabezado por los doctores  Roberto Blanco González, Armando Alemán Rivera y Pedro Borges Echevarría.  


(Fuente: Vanguardia /Ricardo González)


Otros artículos relacionados: