20110124030059-congresista.jpg


23/01/2011 21:00:00

El principal médico de Gabrielle Giffords dijo que la legisladora federal está «incluso más alerta hoy», y progresa adecuadamente gracias a la terapia, un día después de llegar al Centro Médico de Texas en Houston, para comenzar su rehabilitación.

En una entrevista exclusiva con The Associated Press, el doctor Gerard Francisco dijo que la representante por Arizona no habló ni emitió sonidos el sábado, cuando la examinó.

Ello podría obedecer a que Giffords tiene todavía una sonda traqueal. Francisco consideró que es muy pronto para señalar si Giffords puede o podrá hablar.

La legisladora recibió un tiro en la cabeza hace dos semanas, cuando se reunía con ciudadanos en Tucson.

El viernes, Giffords fue trasladada a Texas desde Arizona, donde sus partidarios le dieron una calurosa despedida.

Su nuevo equipo médico comenzó inmediatamente la terapia para tratar las secuelas de la herida de bala en el cerebro. La paciente será enviada al centro de rehabilitación del hospital, el TIRR Memorial Hermann, después de varios días de evaluación.

Giffords tiene «gran potencial de rehabilitación», dijo el viernes Francisco. «Ella nos mantendrá ocupados, y nosotros también a ella».

La prioridad es determinar la magnitud de sus heridas y el impacto que tiene sobre su capacidad de moverse y comunicarse.

La caravana que la condujo desde el hospital de Tucson, Arizona, fue saludada a su paso. En ese hospital estuvo desde que fue herida de un tiro en la cabeza hace dos semanas. Hombres y mujeres con sus niños sobre los hombros saludaron al paso del convoy. Algunos exhibieron carteles que deseaban lo mejor para «Gabby».

«Ella respondió muy bien a todo eso, sonriendo e incluso con alguna lágrima», comentó el doctor Randall Friese, cirujano en el Centro Médico Universitario en Tucson que viajó junto con Giffods. «Fue muy emotivo».

Un individuo disparó a Giffords y a otras 18 personas el 8 de enero cuando la legisladora se reunía con sus representados en un almacén en Tucson. Seis personas murieron. El sospechoso, Jared Loughner, de 22 años, está detenido en custodia federal.

Desde que fue internada, Giffords ha demostrado progresos casi diarios.

(Fuente: AP)