20100829073403-ser-padres-responsables-fac.jpg

Ser o no ser amigo es la gran pregunta a la que se enfrentan muchos padres de adolescentes en Facebook. Tres cuartas partes de los padres que participaron en una encuesta de Nielsen dijeron que son amigos de sus hijos en la popular red social, que tiene 500 millones de usuarios activos. Pero un tercio admitió que están preocupados por no ver todo lo que sus hijos hacen en la web.

Quizás tienen razón, ya que casi un 30 % de los adolescentes admitieron que, si tuvieran la oportunidad, no serían amigos de sus padres. El número medio de amigos en Facebook es de 130, pero para adolescentes puede ser mucho más alto, según Lewis.

Para algunos chicos, ser amigos de sus progenitores no siempre es una opción. En un 41 por ciento de los hogares existe la norma de que los niños que usen Facebook tienen que ser amigos de sus padres.

El tema de la amistad es un acto delicado de equilibrio entre los adolescentes que buscan más independencia y el deseo de los progenitores de ver qué están haciendo y asegurarse de que sus hijos estaban seguros.

En casi la mitad de los casos, los niños dijeron que preferirían ser amigos de sus padres privadamente en la web sin que tengan la posibilidad de hacer comentarios.

Nielsen entrevistó a 1.024 padres y 500 niños de edades comprendidas entre los 13 y los 17 en el sondeo online. Más de la mitad de los jóvenes admitieron que no conocían personalmente a todos sus amigos en Facebook, y el 41 % de los padres dijo que conocía a la mitad o menos de los amigos de su hijo en Facebook.

Hacer amigos es claramente una forma de popularizar tu lista rápidamente, de ahí que el número de amigos mutuos resulte uno de los factores realmente importantes para averiguar quién puede ser un extraño.

Sean o no amigos, ser padres responsables exigía supervisar lo que los hijos hacen online.