Si alguien te viene a golpear, tú haces algo para que no se acerque mucho a ti. El negro «culiao»,(y esto es cosa de mis amigos chilenos), como sabía que ya el partido lo habían perdido, quiso dejar la «cagá» (lo dijo mi amiga argentina) en Brasil y echar a Riky. ¡Maldito sea el árbitro!: Sacar a mi santico Kaká. (Cuestión de mi amigo ecuatoriano.) ... Sí ,le pegó, pero tenía razones. No le sacó tarjeta a ninguno de Costa de Marfil, (cosa mía) y para colmo, destrozaron al pobre de Elano. Kaká, por primera vez en su historia, se arrechó como hombre que es. Kaká le colocó el codo con razón. ¿Qué querian?... ¿Qué lo abrazara?... ¡Si en ningún momento lo quizo agredir! (Cuestión de todos.)