20100327210026-cat12.gif

Por Mercedes Rodríguez García

Blanco y azul, blanco y Naranj.na, los colores de los uniformes que visten hoy los rivales en el béisbol cubano: Industriales y Villa Clara. El juego de esta tarde, cuarto de la 49 Selectiva Nacional es decisivo. Pero se han invertido los papeles pues todavía se habla de la garra Naranja frente al empuje azul, según titular del experimentado colega Sigfredo Barrio, de l periódico Granma. Sin embargo para el Villa Clara influye -¡y de qué manera!- el escenario abarrotado del Estadio Latinoamericano, ruedo que, obviamente, se encuentra abarrotado de los fans industrialista.

Más allá de la mítica grama del Cerro, conservo la esperanza de que Eduardo Martín, el manager de los Naranjas, el éxito les sonría y les abra el camino para titularse campeones. El contario ha sido bien estudiado y la serie no termina en cuatro partidos Industriales es un tremendo rival por lo que los topes pudieran llegar a seis desafíos.

Estoy más convencido que nunca de que el título será nuestro y pueblo de Villa Clara tendrá un merecido y esperado regalo.

Nunca he creído en eso del síndrome azul, pues si dicen los especialistas que es un color fresco, tranquilizante y se le asocia con la parte más intelectual de la mente. Pero demasiado azul oscuro, puede producirnos depresión. Las palabras claves del azul: estabilidad, profundidad, lealtad, confianza, sabiduría, inteligencia, fe, verdad, integridad, poder, seriedad.

Pero el color naranja es vibrante. Es una combinación de rojo y amarillo por lo que comparte algunas características comunes con estos dos . Denota la energía, el calor y el sol, pero el color naranja tiene un poco menos de intensidad agresiva que el rojo, tranquilizado por la alegría de amarillo.

Si quiere darse a conocer sin gritar, considere el color naranja que llama a gritos la atención.

Mas, volviendo al deporte nacional, no constituye una sorpresa que Villa Clara haya salido delante. Saben jugar play off, y la Selectiva no ha terminado. Industriales parece recuperarse, solo falta mejorar la ofensiva y que el pitcheo aguante un poco el ímpetu naranja.

No hay tensión en los azules, solo algo de ansiedad por querer hacer bien las cosas. Los vividos hasta ahora han sido partidos muy cerrados, decididos por pocas carreras. Si el Villa Clara resiste el play off vuelve a el Sandino.

En el Latino los Leones han salido rugiendo con todas sus fuerzas. Veremos qué pasa.

Aunque Industriales va muy adelante en el cuarto inning de esta tarde (8-0), confío en el poder de los colores, en esa mezcla de amarillo con rojo, que es el naranja: el primero que parece salir al encuentro, adecuado para expresar la alegría entusiasta y comunicativa. De hecho es el más excitante de los colores, y puede significar, además, pasión, emoción, acción, agresividad, peligro.

Pero el amarillo irradia siempre en todas partes y sobre toda las cosas, es el color de la luz y puede significar egoísmo, envidia, odio, y placer.

¿No les parece extraño que hayan decidido jugar con el uniforme "blanco"?, representativo de la luz que se difunde. (No color). Expresa la idea de inocencia, paz, estabilidad absoluta, calma...

Pero de eso ¡Nada!

¡Cuidado Naranjas con el aura de los Azules, sobrevivientes natos de este mundo. Hay turbulencia de ese color en el Latinoamericano... así que amárrense los cinturones.


Siga el juego inning a inning en: http://www.vanguardia.co.cu/index.php?tpl=design/secciones/lectura/portada.tpl.html&newsid_obj_id=19837