20090918051447-hitler-quiso-small-.jpg

Lo intentó como represalia por el arresto del líder fascista italiano Benito Mussolini en julio de 1943, aseguró ayer el diario de los obispos italianos Avvenire.

En un artículo titulado «Julio del 43. Hitler quería eliminar a Pío XII», el diario de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) revela un plan organizado por el Cuartel General de las Seguridad del Reich, en Berlín, del 25 de julio de 1943, del que le informó Niki Freytag von Loringhoven, hijo de uno de los personajes «clave» sobre ese plan, el coronel Wessel Freytag von Loringhoven, de la sección «sabotajes».

Niki Freytag, que ahora tiene 72 años, contó a Avvenire’ que entre el 29 y el 30 de julio del 1943 se celebró en Venecia un encuentro secreto entre, Wilhelm Canaris, jefe de inteligencia de la Kriegsmarine y la Wehrmacht durante el nazismo en Alemania, con el jefe del contraespionaje italiano, el general Cesare Amé.

Durante el encuentro, los alemanes, que según el diario no tenían «simpatía» por el régimen nazi informaron a Amé de las intenciones del Führer de «vengarse» de los italianos por el arresto el 24 de julio de Mussolini, militar, político y dictadoritaliano, derrocado en 1945.

De regreso a Roma, el general Amé divulgó la noticia, que llegó a oídos del embajador de Alemania ante la Santa Sede y el plan fue abandonado, precisó el diario de los obispos.

A Pío XII, el papa número 260, cabeza visible de la Iglesia católica, y soberano de la Ciudad del Vaticano desde el 2 de marzo de 1939 y hasta su muerte en 1958, le tocó vivir los duros años del nazismo y muchos historiadores le acusan de haber sido antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerzas contra el régimen de Hitler, algo siempre negado por el Vaticano. La comunidad judía siempre le ha echado en cara su supuesto silencio ante el Holocausto.