20090914062228-tom-small-.jpg

No quedó un espacio de la geografía y el acontecer social villaclareño que escapara de la mirada escrutadora y de la recopilación impresa en papel o en pruebas de negativo tomadas por el fotógrafo López Godoy, recién fallecido martes 8 de septiembre, en Santa Clara, su ciudad natal. 

José Antonio López Godoy (TOM) se escapó de la vida cuando menos lo pensaba; como el agua en las manos dejó su último tiempo sobre la tierra después de cumplir siete décadas de existencia y más de medio siglo en la reconstrucción de la realidad; con cámaras en ristre y trajines de composición de imágenes fotográficas, estuvo allí justo donde las instantáneas adquieren la acabada dimensión artística o informativa.

Semanas atrás, previas a la muerte que lo sorprendió provocada por un insospechado mal hepático,  lo recordamos en un banco del Parque Vidal en los momentos finales de los años 80, cuando junto a José Ramón de Lázaro Bencomo (Delarra en las artes contemporáneas), tomó las imágenes de cada uno de los procesos originales de la escultura del Che Guevara que tutela el Memorial en Villa Clara, y de la mano del escultor buscó afanosamente aquella portada de la revista Renacimiento en que aparecía un fotograbado del «Niño de la Bota Infortunada»; ambos creadores estaban enfrascados en reconstruir, cada uno en cofradía, una réplica del original de la escultura en calamina enclavada en la plaza central en 1927.

Ver artículo completo de Luis Machado Ordetx en: http://cubanosdekilates.blogia.com