20090721052712-revolucion-sandinista-small-.jpg

Millares de nicaragüenses reafirmaron hoy la solidaridad latinoamericana con el pueblo hondureño durante la celebración del 30 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue categórico al expresar su solidaridad con los hondureños y con su presidente José Manuel Zelaya, victima de una acción impulsada por sectores de la derecha estadounidense.

Ortega descalificó el proceso de mediación encaminado por el mandatario costarricense Oscar Arias y sostuvo que la negociación auspiciada por Washington es inaceptable.

Ante una emocionada multitud que colmó este domingo la Plaza de la Fe, de Managua, el gobernante subrayó que será la voluntad del pueblo hondureño la que restituya a Zelaya al poder.

Por su parte, el vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo, alertó que en Honduras se decide el destino de América Latina y el derecho de sus pueblos a elegir libremente a sus gobernantes.

Lo ocurrido en Honduras, precisó, nos demuestra que está latente la visión geoestratégica de los Estados Unidos de considerar a América latina y el Caribe como su traspatio  .

En declaraciones a medios de prensa el dirigente cubano apuntó que los que usurpan el poder en la nación centroamericana son los que no quieren que América Latina avance.

Otro de los oradores en el acto, la canciller hondureña Patricia Rodas, luego de agradecer el apoyo aseguró que ahora comienza el camino de América Latina hacia Tegucigalpa para que no regresen los golpistas.

Hoy antes de que se ponga el sol sabremos definitivamente si quienes han usurpado los espacios de la democracia terminan por acatar irrestrictamente e incondicionalmente las resoluciones que obligan a reinstalar a Zelaya, dijo.

Por su parte, el canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, al valorar la situación en esa nación solicitó respeto a la paz, la soberanía y la libertad de los pueblos.